Cuando los textos bíblicos son analizados desde la perspectiva de los avances tecnológicos, surge una imagen interesante de la posibilidad de que nuestros antepasados fueran realmente visitados por una raza de seres avanzados que fueron interpretados como dioses.

La Antigua Teoría de astronautas interpreta la visión de Ezequiel del Merkabah, o Carro de Fuego, muy probablemente como una nave espacial utilizada por una especie avanzada para llegar a la Tierra y la humanidad.

 

Erich von Däniken es uno de los mayores defensores de esta teoría, proporcionando un argumento muy convincente para una interpretación alternativa del Libro de Ezequiel.

Los Carros de los Dioses

En la década de 1970, Erich von Däniken fue invitado a dar una conferencia secreta en la NASA, donde conoció a Josef F. Blumrich. Los dos hablaron sobre la Teoría de los Antiguos Astronautas de von Däniken, principalmente la idea de que la visión de Ezequiel era la de un tipo de nave espacial, en lugar de un carruaje divino.

Esta conversación llevó a Blumrich en una misión para refutar la teoría aparentemente absurda de von Däniken, por lo que el científico investigó un poco y comenzó a escribir un libro.

Sin embargo, la evidencia era tan abrumadora que Blumrich tuvo una epifanía. Ezequiel sin duda estaba describiendo una nave espacial avanzada. Blumrich incluso usó la descripción de Ezequiel de la nave para patentar su propia versión de una rueda omnidireccional, también conocida como “rueda en medio de rueda”.

Modelo de rueda omnidireccional de Blumrich.

Ezequiel es una figura prominente en varios textos bíblicos del Antiguo Testamento y es descrito como un profeta. Una de las características más interesantes del Libro de Ezequiel es que está escrito usando el pronombre “Yo”, mostrando claramente que fue escrito por el propio Ezequiel como un relato en primera persona, a diferencia de los otros textos bíblicos en tercera persona que narran eventos pasados transmitidos de generación en generación. Esto parece dar un poco más de crédito a la historia, ya que se cuenta justo después de su ocurrencia.

Ezequiel describe la visión de un carruaje con ruedas que descienden del cielo hacia él, pilotado por seres “como el hombre”. Mientras que muchas versiones bíblicas de la historia describen este ser en el carro como Dios, von Däniken señala que la versión hebrea antigua nunca menciona el término “Dios”, y esta palabra se agregó más tarde a lo largo de numerosas traducciones.

La descripción de Ezequiel del aterrizaje del carro con ruedas se parece mucho al aterrizaje de una nave espacial. La tormenta de viento, el destello de los rayos y las luces brillantes son similares a una nave espacial que desciende a tierra y levanta polvo en un espectáculo nunca antes visto por nadie en una época tan primitiva. Ezequiel incluso describe el fuego que alimenta el carruaje como un “metal brillante”.

La visión de Ezequiel.

“Y miré, y he aquí venía del norte un viento tempestuoso, y una gran nube, con un fuego envolvente, y alrededor de él un resplandor, y en medio del fuego algo que parecía como bronce refulgente, y en medio de ella la figura de cuatro seres vivientes. Y esta era su apariencia: había en ellos semejanza de hombre. Cada uno tenía cuatro caras y cuatro alas. Y los pies de ellos eran derechos, y la planta de sus pies como planta de pie de becerro; y centelleaban a manera de bronce muy bruñido. Debajo de sus alas, a sus cuatro lados, tenían manos de hombre; y sus caras y sus alas por los cuatro lados. Con las alas se juntaban el uno al otro. No se volvían cuando andaban, sino que cada uno caminaba derecho hacia adelante.” – Ezequiel 1:4-9

Claramente hay alguna discrepancia entre esta descripción y gran parte de la forma en que la visión de Ezequiel es retratada en el arte bíblico. Las fotos suelen dejar fuera los detalles que rodean el fuego, las ruedas omnidireccionales y el cristal de la cúpula que rodea las cabezas de las criaturas de aspecto humano.

“Mientras yo miraba los seres vivientes, he aquí una rueda sobre la tierra junto a los seres vivientes, a los cuatro lados. El aspecto de las ruedas y su obra era semejante al color del crisólito. Y las cuatro tenían una misma semejanza; su apariencia y su obra eran como rueda en medio de rueda. Cuando andaban, se movían hacia sus cuatro costados; no se volvían cuando andaban. Y sus aros eran altos y espantosos, y llenos de ojos alrededor en las cuatro. Y cuando los seres vivientes andaban, las ruedas andaban junto a ellos; y cuando los seres vivientes se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban. Hacia donde el espíritu les movía que anduviesen, andaban; hacia donde les movía el espíritu que anduviesen, las ruedas también se levantaban tras ellos; porque el espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas. Cuando ellos andaban, andaban ellas, y cuando ellos se paraban, se paraban ellas; asimismo cuando se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban tras ellos; porque el espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas. Y sobre las cabezas de los seres vivientes aparecía una expansión a manera de cristal maravilloso, extendido encima sobre sus cabezas.” – Ezequiel 1:15-22

Estas criaturas “parecidas a un hombre” luego llevan a Ezequiel a su vasija y lo llevan a un templo en la cima de la montaña más alta. Durante el viaje, Ezequiel menciona sentir la mano de Dios sobre él, lo que podría interpretarse como la fuerza de gravedad, o Fuerza G, sentida durante las aceleraciones rápidas a gran velocidad.

Otras Pruebas

A lo largo de una serie de historias bíblicas, el Arca de la Alianza se presenta como un artefacto de interés para la teoría de Erich von Däniken.

La mención más relevante está en el Kebra Nagast, uno de los libros exclusivos de la Biblia de la Iglesia Ortodoxa Etíope que cuenta la historia de la dinastía del rey Salomón y la reina de Saba.

Este relato cuenta que el rey Salomón tenía máquinas voladoras que no se mencionan en la Biblia judeocristiana, así como la posesión del Arca de la Alianza, que habría sido traída a Etiopía y se mantendría en la Iglesia de Santa María de Sion.

Estos textos informan que las personas tenían miedo del Arca y aquellos que entraron en contacto cercano sufrieron de síntomas similares a los de la contaminación por radiación, lo que sugiere que el Arca de la Alianza podría ser algún tipo de reactor nuclear.

Erich Von Däniken cree que hay otros versículos de la Biblia que se ajustan a su teoría, incluyendo algunos que sugieren templos similares o áreas de aterrizaje de naves espaciales, como aquel al que Ezequiel fue llevado.

Misteriosa figura del Templo Chavín del Huantar.

Un templo conocido como Chavín de Huantar se puede encontrar en Perú, situado en una montaña de más de 3.100 metros de altura que estuvo habitada por una cultura preincaica durante más de 3500 años y de la que poco se sabe.

El templo está decorado con figuras aladas y cabezas talladas que parecen llevar cascos y Erich von Däniken cree que sus orígenes son similares a los descritos por Ezequiel en la Biblia.