La Antártica es uno de los lugares más fríos e inhóspitos de la Tierra y decir que una civilización podría haberse desarrollado en esta región parece absurdo, pero sin embargo, si investigas un poco más, descubrirás que hace millones de años, la Antártica no estaba cubierta de nieve y hielo.

Según el Dr.. Vanessa Bowman, del British Antarctic Survey: “Hace 100 millones de años, y la Antártica estaba cubierta por exuberantes selvas tropicales similares a las de Nueva Zelanda hoy en día”.

 

Durante la larga historia de la Antártica, el continente se ha situado más al norte, disfrutando de un clima tropical.

Hace unos 170 millones de años, la Antártica era parte de un supercontinente llamado Gondwana, que también incluía América del Sur, África, India y Oceanía, hasta hace unos 45 millones de años, cuando la Antártica se separó.

Mapa con los dos antiguos supercontinentes Laurasia y Gondwana.

Lo que ahora vemos como hielo y nieve en el pasado lejano eran exuberantes bosques verdes, habitados por una gran variedad de formas de vida antiguas.

Jane Francis, profesora de Paleoclimatología en la Universidad de Leeds, dijo en una entrevista: “Todavía me parece absolutamente impresionante que la Antártica fuera una vez un bosque, consideramos que la Antártica siempre fue un desierto congelado, pero las capas de hielo polar sólo aparecieron relativamente recientemente en la historia geológica”.

Así que si la Antártica fuera este continente lleno de selvas y formas de vida en el pasado lejano, ¿existe la posibilidad de que la vida humana se hubiera asentado allí?

Esto es algo que no podemos saber con certeza, porque es extremadamente difícil investigar la Antártica, las expediciones, además de costosas, son muy peligrosas y sin el equipo adecuado, el ser humano no es capaz de sobrevivir en las temperaturas inhóspitas actuales.

Sin embargo, dado lo poco que sabemos sobre la vida en nuestro planeta en el pasado lejano, es probable que los seres humanos hayan vivido en este continente helado y se hayan desarrollado como una sociedad, tal como lo hicieron en África, Europa, Asia y las Américas, creando estructuras fascinantes e incluso pirámides.

Incluso si esto es considerado poco probable por los investigadores tradicionales, la única manera de saber con certeza los secretos ocultos bajo el hielo es explorando el continente y permitiendo a la sociedad ver los resultados.

En 2009, los científicos descubrieron polen en muestras recogidas, lo que sugiere la existencia de un ecosistema en la Antártica del pasado y señalando que la temperatura en verano podría alcanzar los 20 grados centígrados.

Otro estudio, realizado en 2012, identificó 32 especies de bacterias y microbios, de más de 2.800 años de antigüedad, en muestras tomadas del fondo de un lago congelado, lo que demuestra que, en un pasado lejano, el clima en la Antártica era muy diferente.

Pirámides en la Antártica

La idea de que hay pirámides ocultas en la Antártica se remonta a varias décadas atrás, y aunque los escépticos siguen sin estar seguros, lo que sugiere que estas estructuras son meras formaciones naturales, imágenes satelitales y relatos de personas que han estado allí cuentan una historia muy diferente.

Según el investigador Vicente Fuentes, de hecho hay al menos una pirámide escondida bajo la vasta capa de hielo de la Antártica, y las imágenes satelitales pueden ser la prueba definitiva de una estructura piramidal ubicada en la cresta principal del continente.

Esto significaría que, en el pasado lejano, las civilizaciones antiguas podrían haberse desarrollado en el continente ahora congelado, dejando atrás edificios maravillosos, contando la historia de una época en la que nuestro planeta estaba habitado por diferentes civilizaciones, omitidas por la historia y los principales investigadores.

Comparación entre el Piramida de Antartica y la Pirámide de Cheops.

Si bien hay quienes creen que las formaciones que han sido marcadas como pirámides no son más que formaciones geológicas naturales, otros teóricos postulan que la Antártica podría ser el sitio de bases secretas alienígenas.

Bases Alienígenas

Un oficial retirado de la Marina de los EE. UU. e ingeniero de vuelo hizo declaraciones impresionantes en 2015:

“Serví con el Escuadrón VXE-6 desde 1983 hasta que me retiré en marzo de 1997. Como ingeniero de vuelo con más de 4.000 horas de servicio, fui testigo de cosas que la mayoría de la gente ni siquiera imaginaba que existían en el continente antártico“.

Bajo el seudónimo de “Brian”, el ex militar afirmó haber visto ovnis plateados moviéndose en los cielos de la Antártica y un gran agujero, que sirvió como entrada a una base subterránea, ocupada y operada en colaboración entre extraterrestres y humanos.

“Podría seguir contándoles más cosas y situaciones que observé durante mi trabajo con el Escuadrón VXE-6. Las discusiones entre las tripulaciones de vuelo fueron que había una base de ovnis subterráneos en el Polo Sur y parte de mi tripulación escuchó conversaciones de algunos científicos en esta base del Polo Sur sobre las Entidades Biológicas Alienígenas (EBEs) que trabajaron e interactuaron con los científicos en el campamento en el área de ‘The Air Sampling Camp’, donde está el gran agujero en el hielo”, dice Brian.

El informante también describió acontecimientos muy extraños, especialmente ocurridos entre 1995 y 1996, en los que su equipo estaba llevando a cabo muchas misiones, principalmente de reabastecimiento de combustible e intercambio de personal.

“Estábamos a unos 10.000 pies por encima de la cima de las Montañas Trans antárticas y todos podíamos ver reflejos brillantes sobre esos objetos plateados volando alrededor de las montañas de abajo. Recuerdo que fui con mi comandante y piloto del avión preguntando: ‘¿Qué son esas cosas allá abajo?’, y me dijo: ‘Bueno, no son nuestras. Eso es todo lo que puedo decirte.”

Algunas rutas de vuelo también fueron consideradas “áreas prohibidas” y antes de cada misión, Brian y su equipo fueron ordenados por oficiales superiores para ver algo volando, no deberían decir nada al respecto.