A ocho kilómetros de Cairo se encuentra uno de los sitios más antiguos y atractivos de la historia de la humanidad: las tres pirámides principales de Giza que llegaron a representar una de las civilizaciones antiguas más famosas.

Las piedras megalíticas que forman estas estructuras se encuentran en una gran meseta, y ahora los investigadores han descubierto algo más fascinante que se encuentra debajo de las pirámides.

 

El investigador Gregg Braden explica que algunos de los primeros relatos osos de la meseta de Giza provienen del historiador y geógrafo griego Herodoto, quien a principios de los años 400 a.C. compiló un libro de referencia sobre civilizaciones, culturas y tecnologías ancestrales.

Antes de Herodoto, nadie había presentado un estudio sistemático y completo del pasado, tratando de vincular los acontecimientos con la forma en que dieron forma a la historia.

Herodoto especuló que había pasajes ocultos bajo las pirámides, así como cámaras, laberintos y grandes espacios, todos creados cuando el clima y la topografía de Egipto eran muy diferentes de lo que es hoy en día.

Se dio cuenta de que debajo de las pirámides estaban los restos de otras civilizaciones mucho más antiguas, y si Herodoto es correcto, las pirámides pueden establecerse en la “cápsula del tiempo” más increíble de la historia, revelando no sólo las culturas perdidas hace mucho tiempo, sino también sus tecnologías y orígenes descritos en los primeros textos e imágenes creadas por la humanidad.

Dos investigadores destacan en la búsqueda del descubrimiento de estos espacios subterráneos bajo las pirámides: el cónsul general británico Henry Salt y el explorador Giovanni Battista Belzoni.

Estos hombres fueron capaces de investigar el área con la tecnología limitada de su tiempo a principios de 1800 y fueron conducidos por la topografía del desierto a un área en el borde de la meseta de Giza, un importante descubrimiento arqueológico que se llamó “La Tumba de las Aves”.

Este descubrimiento estuvo casi perdido en la historia, pero fue redescubierto en 2008, cuando el autor e investigador Andrew Collins leyó el diario de Henry Salt de 1817 y sugirió que la Tumba de las Aves era un homenaje a un guardián de los registros ocultos y tal vez este lugar, a pocos pasos de las pirámides, es una de las entradas al mundo subterráneo debajo de Giza.

Con la ayuda del egiptólogo británico Nigel Skinner-Simpson, Collins aportó nueva luz a la exploración de Henry Salt de la meseta de Giza que puede ser la clave para el descubrimiento de este tesoro de conocimiento perdido, y la ciencia moderna apoya la afirmación de Collins gracias a las imágenes de satélite, revelando un paso subterráneo entre la Tumba de las Aves y la segunda pirámide, llamada Pirámide de Quéfren.

Según las traducciones de las antiguas tablillas sumerias del investigador Anton Parks, había siete niveles de cuevas por debajo de la meseta de Giza. Este sistema subterráneo estaba habitado por antiguos dioses egipcios conocidos como el “Clan de Osiris”.

La investigación de Parks encontró que antes de estos “dioses extraterrestres”, otra especie extraterrestre con cabeza de león conocida como “Urma” llegó a la Tierra y habitó esta infraestructura subterránea. Los restos de esta especie se pueden ver en la Esfinge y Sekhmet, la diosa egipcia representada con la cabeza de una leona que tiene el calor del sol como su principal poder.

Parks dice que estos siete niveles eran enormes e inicialmente tallados por el Mediterráneo, que envolvió a Egipto hace miles de años.

El primer nivel estaba habitado por prisioneros y personas de la corte egipcia. El segundo nivel era donde corría un afluente subterráneo del Nilo y donde se guardaban los jardines. En el tercer nivel vivían los híbridos y sus dioses, así como los humanos dedicados a la descendencia híbrida. El cuarto nivel albergaba la realeza de los dioses egipcios, y los niveles finales albergaban la tecnología que creaba las atmósferas artificiales y los generadores que proporcionaban energía para toda la infraestructura.

¿Sigue existiendo este enorme sistema subterráneo?

Al igual que con todos estos misterios, solo el tiempo dirá la verdad y revelará lo que se ha sospechado durante mucho tiempo sobre el sistema subterráneo de túneles, cuevas, cámaras y tesoros escondidos bajo Giza. Con el avance de la tecnología, en el futuro podemos ser capaces de investigar mundos perdidos muy por debajo de la superficie de las pirámides.