Para algunos, la civilización más antigua del planeta, para otros, la Atlántida de Platón, por la historia oficial, la cultura que dio origen a la civilización inca y, para los antiguos teóricos de los astronautas, otra prueba contundente de la presencia de los Anunnaki en América Latina.

Decidida a recuperar su patrimonio arqueológico, Bolivia organizó en 2013 el Proyecto Huiñaimarca, que en lengua aymara significa “Pueblo Eterno”. El proyecto investigó la cultura Tiahuanaco a orillas del lago Titicaca, donde arqueólogos belgas encontraron unas 2.000 piezas arqueológicas rescatadas de las profundidades del lago.

 

La nueva evidencia confirma indirectamente varias hipótesis sobre la relación entre los dioses extraterrestres conocidos como Anunnaki y la cultura Tiahuanaco.

Aunque ha habido varias misiones previas de exploración submarina en el lago Titicaca, el Proyecto Huiñaimarka fue la primera misión de excavación submarina, y entre los objetos rescatados se encuentran huesos, gemas, cerámicas con representaciones de felinos, piezas de plata, fragmentos de oro laminado y un timón y ancla pertenecientes a un barco prehispánico.

Esculturas encontradas en el fondo del lago Titicaca.

Algunas de las piezas fueron fechadas de la época inca, otras de la época preincaica y otras del año 500 de nuestra época. Según el líder del proyecto, el arqueólogo belga Christophe Delaere, estas son las primeras piezas de oro encontradas en el lago Titicaca:

“Encontramos un importante material arqueológico, típico de las culturas Tiahuanaco e Inca, y también material de los siglos 19 y 20. En otras palabras, tenemos entre 2.000 y 2.500 años de historia aquí. Estas son las primeras piezas de oro que encontramos. También un timón y un ancla que sería de un barco prehispánico”.

La versión oficial es que varias de las piezas encontradas son ofrendas que los antiguos habitantes de la cultura Tiahuanaco lanzaron en el lago Titicaca, que consideraban sagrado. Estas piezas muestran que antes de la llegada de los españoles hubo un gran intercambio cultural y comercial entre las civilizaciones de la región.

Sin embargo, lo más interesante es que en este descubrimiento hay varios detalles que apoyan indirectamente teorías alternativas, especialmente la autora Zacharia Sitchin, sobre el contacto entre los Anunnaki y la civilización Tiahuanaco.

Monedas de Oro

Christophe Delaere confirma que esta es la primera vez que se recuperan piezas de oro en las profundidades del lago Titicaca, y el arqueólogo boliviano Marcial Medina Huanca da fe de que los ornamentos e iconografía que presentan las placas de oro pertenecen definitivamente a la cultura Tiahuanaco.

Las 31 piezas de oro laminado encontradas por los arqueólogos subacuáticos del Proyecto Huiñaimarka confirman indirectamente las teorías de Zecharia Sitchin.

Una de las piezas de oro laminadas encontradas por los arqueólogos del Proyecto Huiñaiwasi.

Según Sitchin, alrededor de 4000 a.C, Enki, uno de los líderes de las operaciones mineras de Anunnaki en el planeta Tierra, decidió invitar a su padre, el rey Anu, a visitar la planta metalúrgica de Anunnaki más importante del planeta: Tiahuanaco.

Como parte de los preparativos para la llegada del rey Anunnaki, se decidió cubrir la mayoría de las estructuras arquitectónicas de la ciudad de Tiahuanaco con pan de oro que reflejaba la grandeza de las operaciones metalúrgicas anunnaki.

Zecharia Sitchin desarrolló esta teoría basada en los descubrimientos del arqueólogo austriaco Arthur Posnanky, quien encontró y fotografió pequeños agujeros redondos en varios bloques de piedra pulida de Tiahuanaco.

Según Posnansky, en algún momento de su historia, la ciudad de Tiahuanaco había sido cubierta con hojas de oro que estaban atrapadas por pequeños clavos de oro que encajaban en estos agujeros de piedra. En 1943, Posnansky presentó a la Sociedad Geográfica de La Paz un bloque de piedra extraído de Tiahuanaco que tenía cinco clavos de oro en pequeños orificios.

Aunque Posnanky pasó más de cuarenta años estudiando los restos arqueológicos de la cultura Tiahuanaco, hizo descubrimientos sorprendentes e invirtió gran parte de su fortuna en el estudio de estas ruinas, la arqueología tradicional siempre lo ha considerado un arqueólogo aficionado, aunque sus cartas topográficas, realizadas en 1904, todavía se utilizan como referencia para la arqueología tradicional hasta el día de hoy.

Estas monedas de oro laminado abren nuevos horizontes porque confirman que la cultura Tiahuanaco ha desarrollado técnicas para trabajar el oro. Es decir, la teoría de Zecharia Sitchin sobre los Anunnaki que instalaron una planta metalúrgica en Tiahuanaco y que, en algún momento, cubrieron la ciudad con toboganes de oro, tiene nuevas evidencias que, aunque no directas y definitivas, se unen a otras evidencias que demuestran que la historia antigua necesita una revisión.

Los Secretos Sumergidos del Lago Titicaca

El Proyecto Huiñaimarca fue el primer esfuerzo para realizar excavaciones submarinas en el Lago Titicaca, pero no fue el primero en realizar exploraciones submarinas.

En 1966, un grupo de buzos argentinos liderados por Ramón Avellaneda encontraron un camino pavimentado de unos 30 metros de largo, siete edificios de unos 5 metros de ancho y 10 metros de largo en forma de U, con la parte abierta apuntando al centro del lago y veintidós paredes paralelas. El descubrimiento se realizó a una profundidad de siete metros cerca de Puerto Acosta, un pueblo boliviano a orillas del lago, ubicado cerca de la frontera con Perú.

Unos años más tarde, inspirado en la historia de los buzos argentinos, el explorador francés Jacques Cousteau aprovechó uno de los viajes de su famoso barco “Calypso” para atracar en el puerto de Mollendo y ser transportado en tren a alturas bolivianas con el fin de realizar una serie de exploraciones submarinas. El resultado de estas exploraciones se mostró en el documental “La leyenda del lago Titicaca”.

Escultura encontrada por buzos en el fondo del lago Titicaca.

Hugo Boero Rojo, un reconocido académico boliviano que estudió las culturas precolombinas, anunció en 1980 que había encontrado restos arqueológicos de estructuras arquitectónicas sumergidas de 15 metros de profundidad en el lago Titicaca. El descubrimiento se realizó en el mismo sitio donde buzos argentinos encontraron los edificios en forma de U cerca de Puerto Acosta.

“Ahora podemos decir que la existencia de edificios precolombinos bajo las aguas del lago Titicaca no es una mera suposición o ciencia ficción, sino un hecho real. Los restos encontrados muestran la existencia de antiguas civilizaciones mucho antes de la colonización española. Encontramos templos construidos con inmensos bloques de piedra con caminos pavimentados que conducen a lugares desconocidos y escalones de escaleras cuyas bases se pierden en las profundidades del lago entre densa vegetación de algas”, dijo Hugo Boero Rojo en conferencia de prensa.

Años más tarde, el grupo italiano de exploración científica Akakor llevó a cabo tres expediciones de exploración submarina en el lago Titicaca en 2000, 2002 y 2004, donde se encontraron edificios preincaicos, terrazas de cultivo, caminos pavimentados, un centro ceremonial, un muro de contención y otras estructuras arquitectónicas, varias piedras talladas y un ídolo de oro de 60 cm encontrado a 70 metros de profundidad debido a su peso estimado de más de 30 Libras.

Una de las explicaciones para estas paredes de piedra, templos y caminos encontrados por diferentes expediciones submarinas en el lago es que estas estructuras fueron construidas antes de la formación del lago o cuando el lago era más pequeño.

La arqueología tradicional afirma que la ciudad de Tiahuanaco fue construida alrededor de 1500 a.C., basado en análisis de carbono 14 de materia orgánica encontrados cerca de edificios de piedra, pero C-14 no puede fechar la edad de las piedras ni determinar cuándo fueron talladas o modificadas. Esta fecha de desarrollo de la cultura Tiahuanaco no explica los continuos descubrimientos de ruinas sumergidas bajo las aguas del lago.

Arthur Posnansky, Graham Hancock y otros investigadores dicen que las estructuras de Tiahuanaco se erigieron alrededor de 15,000 a.C., antes de que se produjera la inundación al final de la última Edad de Hielo.

Esta gran inundación habría expandido el lago Titicaca e inundado por completo la ciudad de Tiahuanaco. Algunas partes más sólidas de la ciudad, como la llamada “Puerta del Sol”, sobrevivieron a las inundaciones y otras se derrumbaron y quedaron sumergidas.

La “Puerta del Sol” en el estado en el que se encontró, antes de la restauración.

Cuando se descubrió la “Puerta del Sol”, se rompió en el suelo de la meseta, lo que indica que la región debió sufrir el azote de un fenómeno natural con la fuerza necesaria para romper y derribar el pesado bloque de piedra. La inundación puede haber causado el desplazamiento violento de grandes cantidades de agua con la fuerza necesaria para devastar la ciudad.

Estas estructuras, como el Palacio Kalasasaya, la Puerta del Sol, la pirámide de Akapana y el complejo Puma Punku habrían sido erigidas antes de esta inundación que terminó cubriéndolas con casi dos metros de barro y sumergiendo en las profundidades del lago los edificios de Tiahuanaco, cubriendo las huellas más significativas de la presencia anunnaki, dejando en pie solo los monumentos y estatuas más grandes que sobrevivieron hasta nuestros días.

Después de la inundación, el agua del lago se habría estancado casi gracias a la geografía de la región, disminuyendo gradualmente a lo largo de miles de años.

¿Puerto Anunnaki?

Una de las hipótesis más importantes de Arthur Posnansky es que la ciudad de Tiahuanaco fue la cuna de la cultura estadounidense, construida en medio de la edad de hielo antedilviana, alrededor de 15.000 a.C. Posnanky basó sus hipótesis en una serie de hallazgos y cálculos arqueológicos.

Posnansky sugiere que cuando se construyó Tiahuanaco, el lago Titicaca bordeaba los límites de la ciudad. Es decir, Tiahuanaco se habría construido a orillas del lago Titicaca y las extrañas estructuras que hoy se encuentran esparcidas por todo el complejo arqueológico de Puma Punku formaban parte del muelle del puerto de la ciudad.

A primera vista, la teoría de Posnansky no tiene sentido, porque hoy los restos de la cultura Tiahuanaco están a 22 kilómetros del lago Titicaca.

Sin embargo, Posnanky declaró que los habitantes de Tiahuanaco enfrentaron varios cataclismos que inicialmente elevaron el nivel del agua del lago, pero más tarde produjeron una lenta disminución en el nivel del lago. Este fenómeno sería lo que provocó que las ruinas de Tiahuanaco se ubicaran actualmente a una distancia considerable del lago Titicaca.

El descubrimiento de un timón y un ancla que, en un primer análisis de arqueólogos del proyecto Huiñawasi, pertenecería a una embarcación prehispánica, podría arrojar nueva luz sobre las teorías de Posnanky.

Si estas dos piezas se identifican como pertenecientes a la cultura Tiahuanaco, se pueden abrir nuevas perspectivas y visiones sobre la verdadera historia del origen de la civilización en el Perú. Si en el pasado el lago Titicaca estuviera conectado con el Océano Pacífico por medio de un río navegable o algún tramo de agua, como afirma Posnansky, esto podría ayudar a responder algunas de las preguntas más importantes que enfrenta la teoría anunnaki.

Los enigmáticos bloques gigantes en forma de H encontrados en Puma Punku.

Según Sitchin, los Anunnaki viajaron a nuestro planeta en naves espaciales, aprovechando las oportunidades en las que la órbita de su planeta Nibiru se acercaba a la Tierra cada 3.600 años. De esto podemos suponer que no tenían la tecnología o el combustible necesarios para viajes largos en períodos cortos o combustible para viajar de un lado a otro del planeta, dejando la nave espacial Anunnaki solo para viajes de exploración espacial y para transportar la maquinaria y el personal necesarios para la etapa inicial de la colonización planetaria.

Una vez establecido el asentamiento Anunnaki en el planeta, el movimiento dentro del mismo podría llevarse a cabo utilizando los medios ofrecidos por el planeta, en nuestro caso mares, ríos y lagos y el sitio donde se construyó la ciudad de Tiahuanaco pueden haber sido descubiertos por los exploradores Anunnaki que habrían cruzado el planeta por mar en busca de lugares más adecuados para establecer sus operaciones mineras. , llevando a sus seguidores africanos y sumeos de la región mediterránea a la costa de las Américas, donde tuvieron contacto con los olmecas, mayas y otras culturas.

El transporte marítimo podría haber ofrecido valiosas ventajas como la posibilidad de explorar los fondos marinos en busca de minerales durante largos viajes y la facilidad de transportar una gran cantidad de mano de obra, anunnaki y humanos.