Durante milenios, los chamanes africanos han preservado toda la historia antigua y la cultura de sus tribus a través de relatos orales transmitidos de generación en generación.

Estas historias relatan situaciones muy similares a las de otras religiones y culturas antiguas en diferentes civilizaciones, especialmente la de los Anunnaki en la antigua Sumeria, vista desde una perspectiva diferente.

 

Entre los divulgadores más importantes de estos relatos destaca Vusamazulu Credo Mutwa, un “Sangoma”, o chamán, de la tribu zulú de Sudáfrica, que llegó a ser conocido como el autor de varios libros sobre mitología africana, folclore zulú y encuentros extraterrestres.

Una de estas razas extraterrestres son los seres reptilianos conocidos como “Chitauri”, una palabra que significa “los que hacen las leyes”.

Según Mutwa, en los primeros días de la humanidad el mundo estaba cubierto por una niebla constante y la gente no podía ver el Sol y el día era solo una luz pálida, por la noche las estrellas no se veían y la luz de la Luna apenas iluminaba el cielo nocturno.

Los humanos de esta época no hablaban, no tenían el don del lenguaje, solo hacían sonidos similares a los de monos y babuinos y las personas se comunicaban a través de la telepatía. Grandes bosques y selvas cubrían la Tierra y la gente vivía en armonía con otros animales y la naturaleza hasta que un día aparecieron grandes barcos voladores que comen un ruido terrible. Eran similares a las esferas gigantes que brillaban como el oro, mucho más grandes que las montañas y emanaban fuego.

Desde el interior salieron estos enormes objetos otros más pequeños que lanzaron fuego y provocaron vientos que levantaron mucho polvo y cegaron la vista. En estos objetos más pequeños se encontraban los Chitauri, híbridos, humanoide y criaturas inteligentes, producto de una antigua realización de ingeniería genética extraterrestre.

Mutwa describe a los Chitauri como seres muy altos, de casi 3 metros de altura, divididos en dos clases: la realeza, que tenía cuernos en la cabeza, las alas y una enorme cola, y la clase guerrera, con ojos grandes y pupilas verticales, cara redonda sin cuernos, sin alas y sin cola.

Estos seres fueron los encargados de quitar el manto de niebla que existía en el cielo y entonces la gente podía ver las estrellas por primera vez.

Los Chitauri dijeron a los humanos que eran “los Grandes Dioses del Cielo” y que estaban encargados de darles grandes regalos y dones. Entre estos “dones”, estaba la pérdida de sus habilidades mentales naturales, los humanos ya no podían usar la telepatía o su poder para viajar espiritualmente con el que podían ver el pasado y el futuro y conectarse con la naturaleza.

Estas habilidades fueron reemplazadas por la capacidad de hablar, con diferentes idiomas determinados por los chitauri, que también dictaban las leyes, elegían a las personas que debían gobernar y castigaban a los desobedientes.

Los chitauri obligaron a la gente a cavar la tierra en busca de minerales y metales valiosos, y así se descubrió oro, cobre, plata, diamantes y otras piedras preciosas.

Con su comunicación limitada, los humanos comenzaron a sentirse inseguros y pequeños grupos de la misma lengua construyeron aldeas con fuertes cercas de madera y crearon las primeras tribus y límites entre territorios. Con esta división, nació la codicia y cada pueblo quería ser más poderoso que el otro, y esto solo era posible a través de la riqueza.

Según Mutwa, a los Chitauri les gustaba poner a los humanos en contra de los humanos y eran la causa de disputas entre los grupos, ya que se alimentaban de esta energía de miedo y enojo que los seres humanos les proporcionaban.

Círculos en Plantaciones

Círculos en Plantaciones

Como explica Mutwa, desde el principio de los tiempos, la gente creía que Dios era una entidad femenina que habitaba un reino subterráneo, se la llamaba “Madre Cósmica” o “Madre Tierra” porque todo nació y creció a partir de ella.

“En el momento de la cosecha, dejamos parte de nuestro maíz en pie para que las aves compartan la abundancia de nuestros campos y nos bendiga. Estos campos eran sagrados para la diosa y se ofrecían a las aves para comer. Ningún ser humano podía entrar en el campo sagrado de maíz.

A lo largo de los siglos, la gente ha descubierto que los dioses estelares a veces se comunicaban con los seres humanos a través de estos campos sagrados. Una y otra vez, extrañas depresiones circulares se veían en el centro de estos campos. Estas depresiones fueron llamadas ‘Izishoze Zamatongo’, o los ‘Grandes Círculos de los Dioses’.

Los dioses generalmente aplanan las plantas y no las rompen, por lo que la gente puede leer el mensaje y las plantas pueden levantarse de nuevo y crecer.

Las palabras no pueden describir tal fenómeno que he visto más de treinta veces a lo largo de mi vida como curandero chamán. Cada vez que aparece un círculo en los campos, la gente se apresura a erigir una valla de postes alrededor del círculo. Bailan y realizan otros rituales sagrados en honor a los dioses de las estrellas y la Madre Tierra.

En los viejos tiempos, cuando los dioses colocaban círculos en nuestras plantaciones, la gente se apresuraba rápidamente a colocar fragmentos y piedras alrededor del dibujo para marcarlo. Así surgieron los monumentos de los círculos de piedra africanos. Y sucedió en todo el mundo, como Stonehenge, Avebury y otros. El monumento de Stonehenge que se puede ver hoy en día, solía ser un círculo en la plantación.

Esto se consideraba una cosa muy sagrada, por lo que los pueblos antiguos marcaron los sitios con tierra, piedras y madera. Es una forma de decir ‘gracias’ a la inteligencia detrás de estos mensajes. Estos sitios no fueron construidos sólo para la decoración.

Los antiguos jefes, reyes y personas sagradas estaban en sintonía con los Grandes Espíritus de la Tierra y sabían más de lo que les damos crédito, por lo que se pueden ver muchas similitudes entre los círculos en las plantaciones y el antiguo arte sacro. Eso no es casualidad.

Además, nuestra gente observó los círculos en las plantaciones que se formaban. Fue entonces cuando vieron las luces, bolas de luz girando en el aire y en el suelo que se llaman ‘Abahambi Abavutayo’, o los ‘Visitantes de Fuego’.

Los círculos no se hacen sólo en las plantaciones. Si pones mucho ganado en tu pueblo y están en un lugar grande, a veces encontrarás a estos animales formando círculos y patrones extraños también”.

Círculo de ganado hecho por un rebaño de ovejas.

En otras partes del mundo, investigaciones recientes también han demostrado que el fenómeno de los agroglifos no es un rompecabezas contemporáneo, sino que probablemente siempre ha estado con nosotros. El registro europeo más antiguo de un círculo sobre plantaciones se remonta al año 1590 y fue encontrado documentado en un caso de juicio de brujas en Francia.

Otros registros antiguos de descubrimientos de áreas circulares aplanadas en plantaciones se encontraron en cuentos populares, leyendas y mitos tanto en Europa como en las Américas, y la extraña historia de mutwa “Círculos de Ganado” también fue observada y documentada en Europa.

La hipótesis de que los antiguos círculos de piedra marcan la ubicación de antiguos agroglifos, considerados por la gente de la época como un signo divino y adorados como un lugar de ceremonias, también fue propuesta por los investigadores occidentales de los agroglifos, principalmente por el pionero de este tipo de investigación, el Dr. Terence Meaden.