Es común pensar que es necesario que una región esté en la superficie para ser considerada un continente, pero hay numerosos estudios que han demostrado que hay continentes sumergidos en la Tierra.

Los expertos tienen en cuenta cuatro criterios: mayor elevación en relación con el entorno, geología distinta, área bien definida y corteza más gruesa que el fondo del océano.

 

Recientemente, los científicos han hecho un descubrimiento increíble al este de Australia: un continente de unos 5 millones de kilómetros cuadrados que ha estado oculto en el fondo del océano durante miles de años y solo una pequeña parte de sus puntos más altos es visible en forma de islas.

Se cree que este continente perdido puede haber sido el hogar de una antigua civilización conocida como los lemurianos, y al igual que la Atlántida, esta antigua tierra desapareció en circunstancias misteriosas y fue olvidada por la humanidad hace decenas de miles de años.

La historia reciente de Lemuria comenzó en 1864, cuando el zoólogo Philip Sclater publicó un artículo titulado “Los mamíferos de Madagascar” sobre la clasificación de las especies animales descubiertas en la isla de Madagascar.

En este artículo, Sclater mencionó que los fósiles de lémures, una especie de pequeños primates, eran extremadamente abundantes en Madagascar y la India, pero curiosamente, no se encontraron en África y Oriente Medio.

Esta observación llevó a Sclater a proponer que, durante un punto en el pasado lejano, la India y Madagascar estaban conectados por tierra y formaban parte de un continente más amplio llamado Lemuria. Esta declaración más tarde llevó al descubrimiento de que, en un pasado muy lejano, todos los continentes estaban unidos en un supercontinente, Pangea.

Según los investigadores, el continente lemuriano se separó del supercontinente en algún momento de la era mesozoica, hace aproximadamente 200 millones de años.

Según el Instituto Nacional de Oceanografía de la India, los niveles del mar eran unos 100 metros más bajos hace unos 15.000 años, y esto resultó en una “súper inundación” que finalmente llevó a la desaparición no solo de todo un continente, sino de civilizaciones enteras que existían en la Tierra en el pasado lejano.

Los Lemurianos

Continente lemuriano.

Hay diferentes y variados relatos que se han escrito sobre la raza lemuriana que los describen como una sociedad altamente espiritual y se cree que han logrado una supremacía social y religiosa sin precedentes, llevando a su sociedad a una era de modernismo y paz indescriptible.

Compartían el planeta con otra raza ancestral: los Atlantes.

Ambas civilizaciones habrían coexistido y se habrían desarrollado en paralelo, pero no pacíficamente. Según la leyenda, los atlantes estaban tecnológicamente desarrollados, pero se sabía que eran seres codiciosos, y su deseo de poder llevó a conflictos que habrían terminado con el hundimiento de ambos continentes en el océano, dejando solo unos pocos sobrevivientes que se extendieron por todo el mundo en busca de refugio.

Monte Shasta: ¿Lemuria Moderna?

Monte Shasta.

El monte Shasta es una montaña volcánica con más de 4 km de altitud, situada en el estado estadounidense de California, y ha sido objeto de un gran número de mitos y leyendas. A menudo se dice que esta montaña esconde una ciudad secreta bajo sus picos. En algunas historias, la ciudad ya no está habitada, mientras que en otras está habitada por una sociedad tecnológicamente avanzada de humanos o criaturas míticas.

Según las tribus indígenas locales, especialmente el pueblo Klamath, el Monte Shasta está habitado por el jefe espiritual Skell, quien descendió del cielo hasta la cima de la montaña y luchó con el “Espíritu del Inframundo”.

En 1899, Frederick Spencer Oliver publicó un libro afirmando que los lemurianos todavía vivían en el planeta, específicamente en el Monte Shasta. En su libro, Oliver hace descripciones detalladas de esta sociedad ancestral que habita una ciudad subterránea llamada Telos, conectada a la superficie por una serie de túneles, y ocasionalmente se puede ver a sus habitantes caminando por la superficie vistiendo túnicas blancas.

En 1904, el investigador británico J.C. Brown afirmó haber encontrado una ciudad subterránea en la montaña mientras buscaba oro para una compañía minera en Inglaterra. Según su relato, la ciudad estaba sobre una red de 17 kilómetros de túneles y cuevas y estaba llena de oro y momias de hasta 3 metros de altura.

Un equipo de 80 personas se organizó para explorar la montaña y confirmar lo que Brown había visto. Todo estaba listo para la expedición, pero en la mañana del día marcó J.C. Brown desapareció misteriosamente sin dejar rastro y nunca más fue visto. La fascinante ciudad subterránea que describió con tanto entusiasmo nunca fue encontrada.

En 1930, el ingeniero de minas Guy Ballard vive cerca del Monte Shasta y, en sus libros, publicó una serie de relatos de encuentros con seres misteriosos que se identificaron como “Maestros Ascendidos”, seres espiritualmente iluminados que en encarnaciones pasadas eran humanos ordinarios, pero que pasaron por una serie de transformaciones y evoluciones espirituales.

Para dar más credibilidad a la historia de los lemurianos, en 1931, el ocultista y místico Harvey Spencer Lewis, fundador de la Orden Rosacruz, publicó un libro que hablaba de la civilización lemuriana escondida en el monte Shasta, y debido al gran alcance que obtuvo su libro, esta es considerada la razón principal por la que la leyenda de los lemurianos es ampliamente conocida hasta nuestros días.