“Aquel que conoce el secreto del sonido, conoce el misterio de todo el universo”, dijo Hazrat Inayat Khan, músico y filósofo indio.

El sonido es nuestra conexión con el presente, con los demás y con nuestro profundo y antiguo sentido del mundo. Con el tiempo, la tecnología del sonido ancestral, creada a través de la voz, los instrumentos y el mundo natural, ha proporcionado curación y conexión espiritual.

 

Desde el verso bíblico del Antiguo Testamento “Y dijo Dios: ¡Que haya luz!” hasta el meditativo “OM” de la tradición hindú, el sonido representa un significado espiritual que es esencial para la relación humana con la naturaleza, la i y los demás.

Los primeros pueblos antiguos conocidos en utilizar el sonido como poder curativo fueron los pueblos indígenas del norte de Australia. Esta antigua cultura creó una especie de curación natural expresada a través del “didgeridoo”. Hecho de ramas de eucalipto caídas y excavado por termitas, el didgeridoo es considerado el instrumento de viento más antiguo de nuestra historia, con más de 40.000 años de antigüedad.

Utilizado en rituales ceremoniales y por sus propiedades curativas, el didgeridoo también era una forma de comunicarse a largas distancias debido a las ondas sonoras únicas que se creía que se escuchaban en toda la Tierra. Se cree que las bajas frecuencias producidas por el didgeridoo se curan, ayudan en la movilidad y abren los flujos de energía.

Didgeridoo, el instrumento musical más antiguo.

Las culturas nativas americanas han incorporado cantos en sus ceremonias tribales con un intercambio musical complejo e interconectado que abarcaba naciones y tribus.

Según la American Indian Heritage Foundation, “se utilizan los ritmos irregulares y comunes y un estilo de canto algo desafinado. No se incorpora armonía, aunque a veces mucha gente canta al mismo tiempo, y otras veces las voces son en solitario. Las voces de los nativos americanos son apasionadas, se utilizan para convocar a los espíritus, pedir lluvia o para curar a los enfermos. Muchos investigadores piensan que la música de los nativos americanos es una de las más complejas jamás interpretadas. El tenso y la liberación de voces combinadas con ritmos de batería lo convierten en una forma de arte muy intrincada”.

En el Antiguo Egipto, siete vocales servían como sonidos sagrados, creando una convergencia armónica. Además de la voz humana, la alta sacerdotisa egipcia tocaba el “sistro” en las ceremonias, una especie de sonajero con discos metálicos que generaban un “ultrasonido” para intensificar la curación, y que todavía se utiliza hoy en día. Los antiguos egipcios creían tan fuertemente en el poder y la santidad del sonido que no había vocales presentes en su lenguaje escrito de jeroglíficos.

La antigua Grecia dio lugar a lo que llamamos musicoterapia. Pitágoras, a quien muchos conocen como el padre de las matemáticas y el fundador de la Escuela de Misterios de Pitágoras, se cree que descubrió los intervalos musicales y estableció las notas musicales que utilizamos hasta en la actualidad.

Pitágoras escribió: “cada cuerpo celeste, de hecho cada átomo, produce un cierto sonido debido a su movimiento, su ritmo o vibración. Todos estos sonidos y vibraciones forman una armonía universal en la que cada elemento, aunque tiene su propia función y carácter, contribuye al todo.”

Al igual que los antiguos egipcios, los antiguos griegos también construyeron cámaras de curación diseñadas para el “sueño de los sueños”, que incorporaron el uso terapéutico de superficies reverberantes y paredes de piedra paralelas, así como instrumentos musicales.

El canto también es prominente en las antiguas culturas china y tibetana, con intrincadas variaciones para impactar positivamente el bienestar físico, la salud psicológica y el dominio espiritual. Además de la voz humana, los cuencos tibetanos se han utilizado durante siglos para sanar y estimular las ondas cerebrales y se comparan con el “Sonido del Universo”. Por último, los gongs tibetanos pueden cubrir todo el espectro sonoro audible, que se considera que tiene un efecto positivo en la salud en general.

Resonancia Secreta

Figuras Chladni formadas por vibración sonora.

El músico y científico alemán del siglo 16 Ernst Chladni descubrió que los patrones geométricos se podían hacer golpeando un arco de violín contra una placa de bronce llena de arena, este fue uno de los hitos más importantes en el campo de la acústica que se conoció como “Figuras de Chladni”.

Leonardo Da Vinci también observó y escribió sobre el polvo que creaba formas específicas dependiendo de los niveles vibracionales: “Cuando una mesa se golpea en diferentes lugares, el polvo que hay en ella se reduce a varias formas de colinas y pequeñas colinas”, y Galileo Galilei escribió sobre el uso de un cincel para raspar una placa de bronce y observar una larga fila de rayas delgadas, paralelas y equidistantes entre sí, que él creía que eran causadas por vibraciones sonoras.

Curiosamente, la Capilla Rosslyn, construida en el siglo 15 en Escocia, cuenta con los “Cubos de Rosslyn”, diseños geométricos colocados en todo el techo de la capilla que se asemejan a las figuras de Chladni y llevó a muchos a creer que los sonidos antiguos estaban de hecho inscritos directamente en la capilla.

En los siglos 20 y 21, la fascinación por la tecnología de sonido continuó. Según informó el Dr. Kathy J. Forti: “Nikola Tesla experimentó con ondas sonoras acústicas que iniciaron un terremoto en el edificio de su laboratorio en la ciudad de Nueva York. Contó cómo las vigas del edificio comenzaron a temblar como si su estructura molecular estuviera siendo afectada”.

Más recientemente, el ingeniero acústico John Stuart Reid llevó a cabo una investigación ciática en la Gran Pirámide en 1997, que estudió los efectos resonantes y curativos del granito, el material utilizado para construir sarcófagos.

Antigua Tecnología de Levitación

Se cree que la reverberación sónica o levitación se utilizó para construir lugares de culto y entierro, como las pirámides. Abul Hasan Ali Al-Masudi, un geógrafo e historiador árabe del siglo 10, escribió sobre un “papiro mágico” con ciertos símbolos inscritos y que cuando se coloca debajo de una roca y es golpeado por una barra de metal, crea un movimiento vibratorio de levitación de piedra.

Los relatos modernos de monjes tibetanos que usan sus rincones profundos e instrumentos sagrados para mover piedras parecen confirmar la creencia de que el poder del sonido, amplificado por un gran número de personas, puede crear una vibración lo suficientemente poderosa como para latvert objetos grandes y pesados.

El ingeniero sueco Olaf Alexanderson escribió sobre el relato de un testigo presencial en el que “Los sacerdotes del Lejano Oriente fueron capaces de levantar piedras pesadas de las altas montañas con la ayuda de grupos de diversos sonidos. El conocimiento de las diversas vibraciones en la pista audible demuestra a un científico de la física que un campo sonoro vibrante y condensado puede negar el poder de la gravitación”.

Según el investigador Stephen Wagner: “en casi todas las culturas antiguas donde existen megalitos, también existe la leyenda de que las enormes piedras fueron movidas por medios acústicos, ya sea por ‘encantamientos’ cantados por magos, por música, golpeando con una ‘varita mágica’ para producir resonancia acústica o por instrumentos con trompetas, gongs, liras, placas o silbatos”.