El profesor de genómica comparativa de la Universidad de El Cairo Stuart Fleischmann y sus colegas publicaron recientemente los resultados de un análisis de siete años que mapeaba los genomas de nueve antiguos faraones egipcios. Sus resultados, si se demuestra que son exactos, tienen el poder de reescribir los libros de historia del mundo.

Fleischmann y sus colegas utilizaron una técnica conocida como reacción en cadena de polímeros para preservar muestras de ADN antiguas. Esta técnica se utiliza a menudo en biología molecular para duplicar y amplificar una sola copia de una pieza de ADN, dando a los investigadores una imagen precisa de la estructura genética.

 

Ocho de las nueve muestras produjeron resultados interesantes pero estandarizados. Akenatón, el más enigmático de los faraones y padre de Tutankamón, era el dueño del noveno campeón.

La muestra de ADN se recogió de un pequeño trozo de tejido cerebral y la prueba se replicó utilizando tejido óseo con los mismos resultados y un gen llamado CXPAC-5, que controla el desarrollo de la corteza, fue uno de los responsables.

Debido a la necesidad de albergar una corteza más grande, este aumento de la actividad en el genoma de Akenatón sugiere que tenía una mayor capacidad craneal de lo normal.

Aún no se sabe qué habría causado esta mutación responsable de la expansión cerebral, pero esta evidencia puede revelar una tecnología avanzada para las manipulaciones genéticas que ocurrieron hace 3.300 años.

El profesor Fleischmann describe:

“El envejecimiento extremo y la mutación extrema son los únicos dos mecanismos que reducen la telomerasa, una enzima genética. Según la evidencia genética y arqueológica, Akenatón vivió unos 45 años. Esto es insuficiente absorber todo el telomerase cromosómico, dejando una explicación incómoda pero plausible. Un estudio de microscopio electrónico mostró signos de una cicatriz de nucleótidos, que es un signo revelador de la curación de la hélice del ADN después de la exposición a agentes mutagénicos fuertes, apoyando esta hipótesis”.

Estos resultados indican que es posible que Akenatón fuera modificado genéticamente durante su vida y da crédito a la idea de que los antiguos extraterrestres visitaron la civilización que floreció a lo largo de las orillas del Nilo, y esta teoría está respaldada por otras pruebas intrigantes.

A continuación se muestran dos fotografías microscópicas de huesos tomados del cráneo de Akenatón y otra momia del mismo período.

En la nanoescala, el hueso de la izquierda es mucho más denso y radicalmente diferente, presentando un aumento en la resistencia de los huesos del cráneo, posiblemente para un mejor desarrollo cerebral.

“Por decir lo menos, este es un descubrimiento emocionante. Mi equipo y yo hemos enviado artículos para su revisión y probado las muestras tantas veces que estamos seguros de que los datos son correctos. Todavía no estoy seguro de lo que significan los resultados, pero creo que al menos pueden llevar a la comunidad científica en una dirección que habría sido ignorada hace unas décadas”, dijo Fleischmann.

Si este estudio es correcto, puede conducir a un cambio de paradigma nunca antes visto, y encontrar descendientes directos de la línea real del antiguo Egipto que todavía portan estos extraños genes de sus antepasados sería el elemento más significativo.