Los científicos estadounidenses Pauline Zalitzki y Paul Weinzweig realizaron estudios en la península cubana de Guanahacabibes y descubrieron una misteriosa estructura sumergida de piedras geométricas y simétricas similar a una ciudad con estructuras de piedra, la ciudad sumergida de Cuba.

El propósito de la investigación de Pauline Zalitzki y Paul Weinzweig no tenía nada que ver con la búsqueda de ciudades sumergidas, sino con la ubicación de naufragios en la zona durante la colonización española y supuestamente cargados de tesoros.

 

Sin embargo, el sonar de barrido lateral, capaz de detectar cualquier irregularidad en el fondo marino, encontró algunas estructuras piramidales y circulares y grandes bloques de 2,5 a 3,5 metros de altura, encontrados a una profundidad de 600 metros en un área de unos dos kilómetros cuadrados.

Además de las formaciones rocosas, se encontraron estructuras similares a lo que parecía ser un desierto árido en estas aguas profundas cerca de Cuba, sobre las que se colocaron piedras simétricamente ordenadas.

El equipo regresó con un vehículo operado a distancia, controlado por cable de fibra óptica y sus cámaras confirmaron los descubrimientos anteriores, mostrando grandes bloques de granito, de entre 2 y 5 metros de largo, que fueron cortados en formas perpendiculares y circulares, apareciendo una ciudad submarina completa con caminos, edificios y pirámides y tiene un sorprendente parecido con los templos Mayas y Aztecas de México.

“Algunas estructuras dentro del complejo pueden tener hasta 400 metros de ancho y hasta 40 metros de alto. Algunos están sentados uno encima del otro. Muestran formas muy distintas y diseños simétricos de tipo antinatural. Mostramos científicos en Cuba, Estados Unidos y otros lugares, y nadie sugirió que fueran formaciones naturales”, dijo Weinzweig.

Estas estructuras rocosas tienen crestas, muchas con aspectos alargados y los bloques en forma cúbica y piramidal, que dan la apariencia de algún tipo de desarrollo urbano altamente organizado.

Aún se desconoce la edad exacta del yacimiento submarino, aunque en 1966, arqueólogos cubanos excavaron una estructura megalítica terrestre en la costa oeste, cerca del nuevo descubrimiento submarino, que se databa en 4.000 a.C. por pruebas de carbono-14.

Si esta estimación de datación es precisa, significaría que una antigua civilización diseñó y erigió estas vastas estructuras de piedra en las Américas solo 500 años después de que los primeros asentamientos humanos se organizaran en ciudades.

Weinzweig dijo que todavía es demasiado pronto para sacar conclusiones de la evidencia recopilada hasta ahora y espera regresar de nuevo, esta vez con una excavadora móvil de aguas profundas, equipada con las funciones necesarias para la evaluación arqueológica del sitio, incluida la capacidad de soplar la arena de la piedra.

¿Descubrimiento de Atlantis?

Una posibilidad tentadora pero totalmente especulativa por ahora es que el sitio podría estar relacionado con la legendaria Ciudad Perdida de Atlantis, y estas estructuras pueden haber sido sumergidas durante un cataclismo.

Además, un antropólogo afiliado a la Academia de Ciencias de Cuba dijo que las fotos tomadas del video muestran claramente símbolos e inscripciones, aunque aún no se sabe en qué idioma fueron escritas.

Weinzweig dice que se necesita más información y prefiere no especular: “Esto es algo de gran interés científico potencial, pero es necesario involucrar a autoridades serias en civilizaciones antiguas”.

Los geólogos han planteado recientemente la hipótesis de que un puente terrestre conectaba a Cuba con la península mexicana de Yucatán, y se cree que partes de la isla cubana se sumergieron en el mar en tres ocasiones separadas en el pasado lejano.

Sin embargo, no se debe descartar la idea de que los mayas fueron grandes arquitectos y navegantes, por lo que no es del todo absurdo que pudieran llegar a la costa de Cuba y construir allí una ciudad como esta.