La Esfinge de Giza fue tallada en un solo bloque de piedra caliza y es la más grande del mundo con estas características, de 73 metros de largo, 19 metros de ancho y 20 metros de alto, y aunque actualmente la Esfinge tiene un tono de arena, hay indicios de que en el pasado ha sido coloreada.

Se reporta en una placa de granito ubicada entre sus patas, alrededor del año 1400 a.C., faraón Twemes IV escuchó la voz de la esfinge en un sueño. Ella le dijo que si la desenterró, sería un gran rey.

 

Este fue el primer intento de exponer el cuerpo de la Esfinge por completo, sin embargo, el faraón solo logró desenterrar sus patas. Sólo entre los años 1925 y 1936 una gran operación retiró toda la arena que cubría el cuerpo de la esfinge.

Los arqueólogos tradicionales determinaron que la Esfinge fue construida entre los años 2558 y 2532 a.C., pero muchos investigadores independientes insisten en que la imponente estatua de piedra caliza es mucho más antigua de lo que afirman los arqueólogos y egiptólogos.

Dom Pedro II y la Familia Real brasileña en una visita a Egipto en 1871.

En 1992, John Anthony West sacudió a la comunidad científica con su afirmación de que la Esfinge fue tallada 10.000 años antes, en un período antes de que Egipto se convirtiera en un desierto. West y otros investigadores han argumentado que los académicos han olvidado un detalle importante: el cuerpo de la escultura tiene marcas distintas de erosión hídrica.

Después de su evaluación de la edad de la Esfinge, West encontró a otros científicos que compartieron su observación sobre el descubrimiento de una historia totalmente diferente de la que era comúnmente aceptada.

La búsqueda de West llevó al profesor de geología de la Universidad de Boston Robert Schoch a realizar investigaciones innovadoras sobre los orígenes no solo de la Esfinge, sino de toda la región, así como sus implicaciones para el origen de la humanidad.

Schoch explica su primer encuentro con la figura en la década de 1990, momento en el que inmediatamente se dio cuenta de que había una desconexión entre las citas académicamente aceptadas y lo que los hechos señalaban. Después de una cuidadosa inspección, Schoch se dio cuenta de que la Esfinge sobrevivió a condiciones climáticas intensamente húmedas que contrastan con las condiciones ahora áridas del desierto del Sahara.

El profesor Schoch concluyó que los académicos descuidaron los signos de erosión causados por fuertes inundaciones que eran inusuales en la meseta egipcia hace 5.000 años, pero que podrían haber ocurrido entre 10.000 y 12.000 años atrás durante el final de la última Edad de Hielo que habrían causado la inundación y el aumento del nivel del océano en todo el mundo. Para Schoch, este fue un descubrimiento emocionante, pero la ciencia convencional lo recibió con escepticismo y negación.

El investigador Graham Hancock también habla sobre la edad de la Esfinge, señalando que la estatua parece haber estado expuesta a unos mil años de fuertes lluvias, un hecho que no ocurrió en esa área durante la época de los faraones, o durante miles de años antes. Hancock cree que la Esfinge necesita ser colocada hace al menos 12.500 años.

¿Qué es la Edad Real de la Esfinge?

Según la investigación de los científicos Manichev Vjacheslav, el Instituto de Geoquímica Ambiental de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania y Alexander G. Parkhomenko, del Instituto de Geografía de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania: “grandes cuerpos de agua inundaron parcialmente el monumento de la Esfinge, creando cavidades cortadas en ondas en sus paredes verticales”.

Una marca de erosión particular aparece en una gran cavidad de la Esfinge y corresponde al nivel del agua de principios de la era del Pleistoceno. A partir de esta evidencia, los geólogos concluyeron que la estatua ya estaba en la meseta de Giza en ese momento.

Según Manichev y Parkhomenko, un mecanismo natural podría explicar las ondulaciones y las características misteriosas de la Esfinge: el impacto de las olas en las rocas. Este proceso produce un desgaste de la roca, un hecho que se puede observar en estas cavidades en la Esfinge e hizo pensar a los científicos ucranianos que este monumento podría haberse visto afectado por la inmersión en grandes cuerpos de agua, y no en las inundaciones regulares del Nilo.

Ilustración artística de la Esfinge bañada por el mar Mediterráneo.

Manichev y Parkhomenko están firmemente convencidos de que la parte posterior de la Esfinge de Egipto ha estado sumergida durante mucho tiempo bajo el agua y, para sostener esta hipótesis, apuntan a los estudios geológicos existentes de la meseta de Giza. Según estos estudios, al final del período Geológico Plioceno, hace entre 5,2 y 1,6 millones de años, el agua de mar entró en el valle del Nilo y gradualmente causó grandes inundaciones en la zona.

Sorprendentemente, este hecho se convirtió en evidencia de que la Esfinge podía tener hasta 800.000 años de antigüedad, cuando el Mar Mediterráneo estaba llegando al sur de Egipto, pasando por la meseta de Giza, y esto explicaría las distintas marcas de erosión de la Esfinge, causadas por el agua de mar que la golpeó durante miles y miles de años.

Algunos podrían decir que la teoría propuesta por Manichev y Parkhomenko es demasiado extrema porque pone a la Esfinge en una era en la que no había humanos modernos, de acuerdo con los estándares evolutivos actualmente aceptados. Entre ellos, el autor e investigador Andrew Collins sugiere que aunque esta formación rocosa puede haber sido erosionada por el mar Mediterráneo, la estatua real puede haber sido tallada en una fecha mucho más tarde. En resumen, la roca es antigua, pero la estatua es relativamente menos antigua e imposible de fechar por la tecnología actual.

El ingeniero egipcio Robert Bauval afirma que no hay inscripciones en la Esfinge, talladas en una pared o estela, y tampoco hay papiros que asocien la estatua con el período de los faraones del antiguo Egipto para confirmar por qué y quién esculpió el gran monumento.

La esfinge continúa siendo restaurada de la erosión constante y sigue siendo una señal fascinadora y enigmática del pasado antiguo, pero parece claro que los egiptólogos tradicionales permanecen firmes en negarse a reevaluar este artefacto de la antigüedad, ya que esto podría significar la reescritura de la narrativa de la historia mundial.