En la región amazónica llamada Morona Santiago hay una cueva muy profunda conocida como Cueva de los Tayos. La cueva lleva el nombre de las aves Tayos que viven en sus profundidades.

La información más antigua de la cueva se remonta al año 1860, cuando el general y explorador Víctor Proano envió una breve descripción de la cueva al entonces presidente de Ecuador, García Moreno.

 

Pero la cueva sólo se popularizó en 1973, por Erich von Daniken, en su libro “El Oro de los Dioses”, en el que escribió sobre el investigador Juan Moricz que afirmó haber explorado la “Cueva de los Tayos” en 1969 y descubrió un verdadero tesoro, objetos de oro, plata y bronce, discos, placas y algunos cascos, esculturas inusuales y una increíble biblioteca metálica hecha de hojas de oro sólido con escritos jeroglíficos que él cree que fueron creados por una civilización perdidos con la ayuda de seres extraterrestres.

El Descubrimiento de la Cueva

Placa con inscripciones descubiertas en la cueva durante la expedición de Hall.

Juan Moricz fue llevado a la entrada de la cueva por los indios Shuar, gracias a su amistad con ellos. Moricz creía que una civilización perdida había vivido dentro de las cuevas, cuya red de túneles subterráneos, con varias entradas ocultas, se extendía por toda América Latina conectando todo el continente.

Esta creencia existe en la mayoría de las culturas indígenas del continente americano. Los indios de Ecuador, como los Shuaras y los Coangos, creen que los túneles fueron utilizados en el pasado lejano por sus antepasados, permitiendo así el contacto entre los pueblos de tierras lejanas, sin embargo, cuando salieron de las cuevas para vivir en la tierra, se perdió el conocimiento de las entradas ocultas.

Según el relato de Juan Moricz, al entrar en un lugar de la cueva, se encontró con varios bloques de piedras incrustadas con piedras preciosas y hojas de oro de tamaños que oscilaban entre 1 y 1,5 m de largo y 25 a 50 cm de ancho, unos pocos milímetros de espesor. En estas piezas estaban grabados símbolos inusuales, que supuestamente habrían sido dejados por un pueblo antiguo e increíblemente avanzados para la época.

Juan Moricz grabó en la oficina de registro de la ciudad de Cuenca un talado en presencia de varios testigos que confirmaron su increíble descubrimiento. La Escritura dice: “En la región oriental, provincia de Morona-Santiago, dentro de los límites de la República del Ecuador, descubrí objetos preciosos de gran valor cultural e histórico para la humanidad. Probablemente contiene un resumen de la historia de una civilización desaparecida de la que, hasta esa fecha, no teníamos ni idea. Los objetos consisten principalmente en cuchillas metálicas grabadas con signos y escrituras ideográficas, una verdadera biblioteca metálica que contiene la relación cronológica de la historia humana. Tales objetos están dispersos dentro de las diversas cuevas y son de naturaleza variada.”

En 1972, Moricz llevó a Erich von Daniken a ver una entrada secreta que daba acceso a un gran laberinto y escribió: “Todos los pasajes forman ángulos rectos perfectos. A veces son estrechos, a veces anchos. Las paredes son lisas y a menudo parecen pulidas. Los techos son planos y a veces parecen cubiertos por una especie de esmalte. Mis dudas sobre la existencia de los túneles subterráneos desaparecieron como por arte de magia y me sentí extremadamente feliz. Moricz dijo que pasajes como los que íbamos a extender durante cientos de kilómetros bajo el suelo de Ecuador y Perú”.

La Expedición

Neil Armstrong y otros miembros de la expedición de Hall.

Como resultado de las afirmaciones publicadas en el libro de Daniken, stan Hall organizó una investigación de la cueva de los Tayos en 1976.

Fue una de las exploraciones de cuevas más grandes y costosas jamás realizadas. La expedición reunió a más de 100 personas, incluyendo expertos en una variedad de campos, personal militar británico y ecuatoriano, un equipo de filmación y el astronauta Neil Armstrong.

Neil Armstrong entró en la cueva y alcanzó hasta 70 metros de profundidad, junto con los otros exploradores atraídos por la idea de que podría haber sido el lugar de residencia de una civilización antigua y desconocida, o tal vez incluso la presencia de seres extraterrestres. En ese momento, Armstrong informó que su estancia dentro de la cueva era más significativa que la suya yendo a la Luna.

El equipo también incluyó a ocho espeleólogos británicos experimentados que exploraron la cueva y llevaron a cabo un estudio preciso para producir un mapa detallado de la cueva y se encontraron algunos artículos de interés zoológico, botánico y arqueológico.

“Me gusta decir que, en el fondo, todos los seres humanos tienen estas dos dimensiones: la visión mística y científica. Y sobre La Cueva de los Tayos está poniendo el debate en ambos planes. Es muy impresionante, como original, sentir una fuerza primitiva. Y para aquellos que no son expertos, vemos galerías en las que es difícil imaginar cómo se podría crear esto”, dijo el cineasta Miguel Garzón, quien formó parte de la expedición y entró en la cueva con su equipo de filmación para crear el documental “Tayos”, que arroja luz sobre los misterios que albergan estas cuevas en el sureste de Ecuador.

En el fondo de la Cueva de los Tayos encontraron un pozo cuyo camino conduce a una cueva inundada, y entrar en ella implica sumergirse unos cinco metros bajo el agua cuando no en tiempo de lluvia, lo que requiere conocimiento de buceo y sobre todo coraje.

“El Pozo” encontrado en el fondo de la Cueva de los Tayos.

“Una de las personas que vino con nosotros, Óscar Leonel Arce, regresó más tarde y pasó por este punto y recorrió otros dos kilómetros. Todavía hay mucho que explorar”, dice Garzón en su documental.

Durante la expedición, Stan Hall se hizo amigo del ecuatoriano Patronio Jaramillo, quien afirmó haber entrado en la biblioteca en 1946, cuando tenía 17 años, tomado por un tío que era amigo del pueblo Shuar. Afirmó que en lo profundo de la cueva tuvo que sumergirse en el agua, nadar a través de un túnel submarino y luego subir.

Jaramilo dijo que vio una biblioteca compuesta por miles de grandes libros de metal apilados en estantes, cada uno con un peso promedio de unos 20 kilos, cada página contenía un lado con ideogramas, dibujos geométricos e inscripciones en un idioma desconocido.

Aún más interesante en su relato es que dijo que había una segunda biblioteca, con libros pequeños pero pesados y translúcidos como el cristal, dispuestos en estantes inclinados cubiertos de hoja de oro. También había estatuas zoomoríficas y humanas, barras metálicas de diferentes formas, puertas selladas cubiertas de mezclas de piedras de colores y semipreciosas, y un sarcófago, tallado en material duro, que contenía un esqueleto dorado de un ser humano muy grande, sin embargo, Jaramillo nunca produjo evidencia física de sus afirmaciones.

Jaramillo y Hall se unieron para finalmente llegar a la Biblioteca del Metal y organizaron una expedición, pero esto nunca sucedió cuando Hall recibió la noticia de la muerte de Petronio Jaramillo y abandonó las expediciones hasta el año 2000, cuando encontró mapas aéreos que apuntaban a una curva en el río uniéndose a una falla, conocida por abrirse en un sistema de cuevas que corría varios kilómetros , sugiriendo que un antiguo terremoto podría haber abierto la red subterránea, y que alguien en algún momento en el pasado descubrió y utilizó el sitio para instalar la biblioteca de metales.

Stan Hall llegó a este lugar y se dio cuenta de que encajaba perfectamente con la descripción de Jaramillo, sin embargo, no era un “cazador de tesoros” y creía que esta historia no era para él, y no quería seguir adelante. Así, el 17 de enero de 2005, Hall informó al gobierno ecuatoriano de la ubicación de la cueva con la esperanza de que se centraría en alguna expedición futura.

Los Artefactos del Padre Crespi

Una de las piezas de la colección del Padre Crespi.

El padre misionero italiano Carlo Crespi vivió durante más de 60 años entre los pueblos indígenas de la Amazonía ecuatoriana y, además de la labor religiosa, se dedicó a la educación, el cine, la antropología y la arqueología, y es considerado uno de los primeros investigadores de la Cueva de los Tayos.

Según el propio Padre Crespi, habría sido llevado por el pueblo Shuar a los misteriosos pasajes que condujeron por kilómetros y más kilómetros de cámaras y túneles que interconectaron todo el continente americano, según la leyenda india, y mantuvieron con él muchos artefactos encontrados dentro de la cueva que le fueron dados como regalo por los indios. Muchos de estos artefactos, algunos de oro u otros metales preciosos, cuentan con tallas talladas elaboradamente y símbolos que no están asociados con el pueblo Shuar. Uno de los regalos fue una placa de metal con 36 símbolos que nadie ha sido capaz de traducir a este día.

Según él, la cueva “no tenía fondo” y los artefactos que le pasaban los indios provenían de una gran pirámide escondida en una de las cámaras de la cueva. Por temor a futuros sablenaons y depredaciones en el sitio piramidal, el Padre Crespi habría pedido a los indios que mantuvieran el lugar a salvo, ocultando su ubicación para que nunca fuera descubierto.