El gigantismo y la acromegalia son trastornos raros causados por una hipófisis hiperactiva, que libera una gran cantidad de hormona de crecimiento y afecta a unas 3 personas por millón, pero es sorprendente la frecuencia con la que se mencionan gigantes en la Biblia, las antiguas mitologías griega y nórdica, y especialmente en las leyendas americanas.

El Códice Vaticano A, un libro de 101 páginas con relatos de europeos de la época de la colonización española, contiene grabados e historias del pueblo azteca capturando un humanoide gigante al que llamaron Quinametzin.

 

Otros relatos aztecas traducidos después de la llegada de los españoles, hablan de un héroe, un gigante llamado Tzilacatzin, y cuando los conquistadores entraron por primera vez en Tenochtitlan, la capital del Imperio Azteca, el gigante Tzilacatzin lanzó tres enormes piedras, que dijeron que se utilizaron para construir las murallas, haciendo que los españoles huyeran.

Grabado del Códice Vaticano A.

Las historias sobre gigantes también están presentes en diferentes culturas nativas americanas.

Según el libro de Horatio Bardwell Cushman “Historia de los indios Choctaw, Chickasaw y Natchez”, el término “nahullo”, utilizado para describir a los hombres blancos, había surgido inicialmente para nombrar a una raza de gigantes que rivalizaban con los nativos.

Del mismo modo, los comanches informaron que había hombres blancos de tres metros de altura en la región en el pasado. La leyenda encuentra paralelismos en diferentes mitologías nativas americanas, pero también aparece en cuentos de pueblos de América Latina.

Gigantes Patagónicos

Entre 1519 y 1522, el explorador portugués Fernando de Magallanes, durante su viaje alrededor del mundo, fue llevado a una lejana tierra en el extremo sur de América del Sur, donde su expedición se encontró con una vista increíble.

Según los informes de la expedición, a medida que se acercaban a la costa patagónica, los navegantes españoles presenciaron a una criatura de enorme estatura bailando y saltando desnuda en la playa mientras le arrojaba polvo a la cabeza.

“El capitán Magallanes envió a uno de nuestros hombres al gigante para que pudiera realizar las mismas acciones como señal de paz. Una vez hecho esto, el hombre llevó al gigante a un islote donde el capitán lo esperaba. Cuando el gigante estaba en presencia del capitán y en nuestra presencia, se quedó muy asombrado e hizo señales con un dedo hacia arriba, creyendo que habíamos venido del cielo. Era tan alto que solo llegamos a su cintura y estaba bien proporcionado”.

Los exploradores dieron comida y bebida a esta enorme criatura, y notaron que el gigante estaba absolutamente aterrorizado cuando vio un espejo. Magallanes y sus hombres hicieron contacto con el resto de la tribu de la criatura, y poco a poco fueron ganando la confianza de los gigantes e incluso comiendo y cazando con ellos.

Según el relato de los exploradores, dos de los gigantes fueron presuntamente capturados, pero no sobrevivieron al largo viaje de regreso a España.

En 1579, Francis Fletcher también escribió sobre estos gigantes, diciendo que tenían unos 3 metros de altura. En la década de 1590, el explorador Anthonie Knivet afirmó que durante su tiempo en la Patagonia había visto algunos cadáveres de los gigantes que se estimaban en unos 3,6 metros de altura.

Otro explorador inglés, William Adams, afirmó que su expedición fue atacada por nativos gigantes mientras bordeaba La Tierra del Fuego.

En 1615, los navegantes holandeses Willem Schouten y Jacob Le Maire afirmaron haber encontrado una misteriosa tumba que estaba llena de huesos y restos de extraños seres que medían unos 3,3 metros de altura, y en 1766, el relato del comodor John Byron dijo que había encontrado una tribu de enormes nativos en la Patagonia que medía entre 2,4 metros y 3,6 metros de altura.

Gigantes del Amazonas

Las historias de los gigantes amazónicos se conocen desde que los primeros antropólogos hicieron contacto con las tribus amazónicas hace más de cien años.

En 2013, el antropólogo británico Russel Dement encontró en Ecuador una docena de esqueletos de 2 a 3 metros de altura que datan de los años 1400 a 1500, y en un segundo lugar a unos treinta kilómetros de distancia, en la frontera de Ecuador con Perú, se encontraron dos esqueletos más que datan de 1550.

Russel Dement dijo que se enteró de la existencia de una raza de gigantes amazónicos hace más de 25 años mientras estudiaba las comunidades indígenas Shuar y Achuar en la Amazonía.

Los ancianos de estas comunidades contaron una historia sobre personas muy altas y de piel clara que vivían cerca. Los describieron como personas pacíficas y amables que siempre han sido bienvenidas en sus aldeas.

Dement informó que dos de los esqueletos gigantes fueron enviados para su análisis en la Universidad de Freie en Berlín, que financió trabajos de excavación e investigación, mientras que los otros esqueletos permanecieron en Ecuador.

Un estudio preliminar indicó que todos los cuerpos eran relativamente sanos y no muestran signos de problemas de hormona de crecimiento, común en la mayoría de los casos de gigantismo.

“En todos los esqueletos, las articulaciones parecían sanas y las cavidades pulmonares eran grandes. Uno de los esqueletos era de una mujer que tenía al menos 60 años cuando murió, mucho mayor que el típico caso de gigantismo”, dijo el antropólogo.