Un intrigante papiro de 3.000 años de antigüedad llamado “Djed Khonsu Ief Ankh” se exhibe en el Museo de El Cairo, y representa cómo era el “Barco Solar de Ra” a los ojos de los primeros escribas del Antiguo Egipto.

El objeto en la parte superior de la Esfinge no se parece en nada al barco solar tradicional de ra visto en otras representaciones posteriores de la mitología egipcia y podría ser evidencia de la conexión entre el Antiguo Egipto y los seres extraterrestres.

 

El Dios Ra

El dios Ra en su tradicional “Barco Solar”.

Ra es el dios sol en el Antiguo Egipto, siendo también conocido como “Padre de los dioses” y “Padre de los hombres”. Para los egipcios, Ra era la deidad más importante, y se creía que él era el creador del mundo, los dioses y la humanidad, y era considerado el protector de Egipto.

El reinado de Ra fue llamado por los antiguos egipcios la “Primera Vez” y en ese momento dioses y hombres vivían uno al lado del otro en la Tierra.

Con el tiempo, Ra se debilitó cada vez más debido a la vejez y los hombres promovieron una rebelión. En respuesta, Ra reunió el consejo de sus dioses y decidió enviar a la diosa Hator para controlar la situación, pero estaba a punto de aniquilar a toda la humanidad cuando fue detenida por Ra, quien no quería destruir su propia creación.

Así que Ra decidió alejarse de la Tierra de una vez por todas y partió, llevándose consigo a todos los demás dioses que se convirtieron en las estrellas del firmamento.

¿Un OVNI en la Esfinge?

El Papiro Djed Khonsu Ief Ankh.

El origen de la Esfinge es un tema controvertido, la fecha de su creación, que la construyó y su verdadera función sigue siendo uno de los mayores misterios de Egipto. Se sabe que hay un grado de erosión que sugiere que la Esfinge se remonta al menos al año 10.000 a.C., y muchos investigadores informaron encontrar pasadizos subterráneos y cámaras ocultas debajo de él.

Wayne Herschel, autor del libro “Los Registros Ocultos”, ofrece una hipótesis completamente nueva que explica la veneración de Dios por las civilizaciones antiguas, y sugiere que el extraño objeto es en realidad un OVNI y que el papiro proporciona mucha evidencia, mostrando la constelación que está más cerca de la estrella específica de Ra, junto con otros símbolos olvidados, y lo más importante: ¡dónde aterrizó el disco!

“Es un disco con una cúpula que irradia una luz de colores brillantes y descansa sobre tres patas como un trípode. No es de extrañar que la espalda de la esfinge estuviera plana. Hay rastros de lo que parecen ser los restos de un portal arqueado, que ahora ha estado lleno de muchas reparaciones a lo largo de miles de años y es visible en la parte posterior de la cabeza de la Esfinge!”, dice Herschel.

El autor también identificó un patrón estelar que se reproduce en monumentos de casi todas las antiguas civilizaciones megalíticas. La “estrella de los dioses” se identifica en una posición precisa cerca del cúmulo estelar de los Pleiades, y se propone demostrar que al menos otras 16 civilizaciones en todo el mundo muestran exactamente los mismos registros.

“El papiro de 3.000 años de antigüedad tiene todo lo que estaba buscando, la dirección cósmica del dios sol Ra, cómo era su barco celestial y dónde aterrizó, todo en un conocido retrato del Génesis desde los primeros días del antiguo Egipto. El papiro tiene el retrato típico egipcio de lo femenino sagrado y la siembra de la diosa del cielo Nut por Geb”, dice Herschel.

Si estos patrones, tan meticulosamente expuestos por los antiguos, están venerando de hecho una zona muy específica del cielo nocturno, es muy probable que nuestros antepasados humanos creyeran que tenían sus orígenes en las estrellas, y estos dioses parecen ser muy reales, no sólo para los egipcios, sino para todas las civilizaciones antiguas.